Almería alternativa

Aquí os dejo el reportaje sobre cultura alternativa en Almería que publiqué en el número de marzo de la revista Foco Sur. Como es lógico, conviene situarse en ese contexto temporal mientras se lee, aunque la gran mayoría del contenido siga vigente. Si lo prefieres, te puedes descargar la versión en pdf

Almería alternativa

Alternativa, independiente, underground, a contracorriente… la cultura alejada de los grandes focos y los nombres que todo el mundo conoce (les interesen o no) tiene diversas denominaciones pero un solo objetivo: dar a conocer al público propuestas de artistas emergentes que no encuentran espacio en los canales tradicionales de transmisión cultural. Y hacerlo, además, en la mayoría de los casos, ajenos a subvenciones oficiales. El modelo es la autogestión, cuyo mejor aliado es la complicidad de un público distinto, ávido de este tipo de iniciativas, interesado por la obra y el artista antes que por las cifras de venta y la publicidad.

La tradición dice que Almería no es tierra en la que germinen conceptos como este. Pero a lo largo de 2012, ha visto nacer salas como La Oficina, La Casa Encantada y La Guajira. Asimismo, ha vivido el renacimiento de la sala Madchester, la consolidación (vía décimo aniversario) de Vampiras o de Clasijazz (vía reubicación en zona céntrica) y la expansión de la marca Demodé por ámbitos de lo más variado. Almería se mueve, quienes tienen cosas que proponer acaban realizándolas y, mejor aun, el público responde.

Es habitual asociar los términos alternativo o underground a la música; son etiquetas que acaban ligadas a todo aquello que no suena en radiofórmulas o no sale en la tele. De ahí que, por lo general, lo “alternativo” se reduzca a dos o tres bares de copas en los que suena rock indie, metal, hip-hop, electrónica… Sin embargo, la oferta de la cultura alternativa va más allá, con propuestas de teatro, charlas y seminarios de sociología, ciencia o política, recitales de poesía, exposiciones de arte o proyecciones de cine minoritario.

La mayor parte de estas actividades forman parte de la programación de La Oficina, un local situado en la carretera de Ronda, en la esquina con la calle Pablo Picasso, en la que es posible tomarse una cerveza mientras se contempla una exposición, a la espera de que dé comienzo una charla sobre Escuelas Alternativas impartida por una profesora recién llegada de Perú, o sobre modelos económicos no capitalistas, o un recital de poesía, o la proyección de una película.

Cultura del 15M

“El espacio se abre en junio de 2012 y nace por esa falta de cultura alternativa en Almería. Había un vacío que había que llenar”, explica a Foco Sur David Rodríguez, uno de los cerca de 200 socios que forman el colectivo de esta sala, donde ejerce de vicepresidente. Él y Carlos Vives tuvieron la idea gracias a la experiencia adquirida en reuniones del 15M en Almería, en el caso de David, y Sevilla, en el de Carlos. De ahí la idea de “hacer algo que fuese muy horizontal. Todo socio tiene voz como cualquier otro”. Ser socio cuesta tres euros mensuales y eso da derecho a proponer actividades, votar las de los demás miembros, descuentos en consumiciones y, como dice Carlos, presidente de La Oficina, como extra supone un motivo de “satisfacción por saber que esto va adelante gracias a su aportación”.

De momento, parece que el público responde y cada vez acuden más a las actividades que propone la sala, que al principio eran sobre todo de cine. “Éramos gente del audiovisual”, explica Carlos, “y empezamos con esa idea, pero empezamos a abrir un poco, siempre dentro del mundo de la cultura”. Pero no de cualquier tipo: “Queremos visibilizar la cultura que hay a nivel de calle”. Un ejemplo es la exposición que mantienen en la actualidad, con fotografías de las manifestaciones del movimiento 15M en Almería de José Manuel Simón, Miguel Ángel Marín, José Almécija, Challen y Paco Simón.

La Oficina evoluciona a toda velocidad gracias a la aportación de sus socios y ya tienen previsto un siguiente paso: poner en marcha los Espacios de Aprendizaje Colectivo. Estos consisten en que cualquiera de los socios ofrecerá clases de alguna materia o disciplina que domine gracias a la experiencia. Desde arreglar un grifo a tocar la guitarra. “Es formación colectiva, que cada socio forme al resto que esté interesado y así todos nos nutrimos de esa inteligencia”, explica David. “Es un Banco del Tiempo de lo que estamos hablando, pero enfocado a la línea educativa”, añade Carlos.

Para el futuro, tienen la idea de “crear redes” con otras salas de características similares, de esas que han empezado a proliferar en Almería durante el último año. Según Carlos, “generar ese tipo de redes es lo que hace que las cosas funcionen”. En ese sentido, ya han comenzado a conversar con los responsables de La Casa Encantada, una sala de teatro alternativo que ha dinamizado la vida cultural de la barriada de Los Molinos desde que abrió sus puertas en noviembre del año pasado.

Sin ánimo de lucro

La Casa Encantada nace por el empeño de un clásico de las artes escénicas, Mariano Sopedra, madrileño de Lavapiés afincado en Almería desde hace casi 27 años. Él buscaba un local para poder representar las obras montadas por los miembros de la Asociación de Teatro Aficionado y que “no dependiera de las Administraciones”. Así, tras madurar la idea, propuso a los responsables del Centro Social Los Molinos, donde él da clases de teatro, que le cedieran las instalaciones un día a la semana. Aceptaron. La cosa funciona y “para mi sorpresa, se ofrecieron para actuar artistas de otras disciplinas”, explica Mariano a Foco Sur. Así, durante los últimos cuatro meses, cada viernes noche han ofrecido espectáculos de teatro, danza, canción, magia e incluso comparsas de carnaval.

La sala no es muy grande de aforo, pero esta limitación para los ingresos no preocupa demasiado a sus responsables, ya que no tienen “ánimo de lucro”, según explica Mariano, que revela que los ingresos se dividen en tres partes: “El 50% para el artista, el 25% para el mantenimiento de la sala y el otro 25% para la publicidad de los espectáculos”. En cualquier caso, él está contento con la acogida que está teniendo, que él considera que se debe a que “hay un público joven al que no se le había ofrecido nada hasta ahora, que quiere libertad de elección”.

De la misma opinión es Hesú Gómez, músico y presidente de La Guajira, otra sala con poco más de medio año de vida que está revitalizando la vida cultural de Almería. Situada a pie de la Alcazaba, en pleno Casco Histórico, tiene en común con La Oficina el poder asociarte para participar en las asambleas y el objetivo multidisciplinar. Aunque aquí la música es el plato principal, con una programación estable que consta de flamenco los miércoles, jazz y otras músicas los jueves y jam sessions los viernes.

Hesú detectó que “había un sector del público para el que no había oferta”. Venía madurando su idea para La Guajira al volver de Barcelona en 2004, donde había vivido unos años, y vio que aquí había carencia de lugares como los que él frecuentaba allí. Contactó con unos amigos almerienses con los que había coincidido en Barcelona, la fotógrafa Estela García y el artista del vidrio Manolo García, y juntos se lanzaron a esta aventura que hasta el momento ha logrado reunir a “cerca de mil socios”. Este es otro punto en común con estas salas alternativas: la autogestión, el no tener que depender de subvenciones. Por ejemplo, hasta la apertura, ellos mismos estuvieron rehabilitando el local durante seis meses.

Además de música, esta sala, que cuenta entre sus atractivos con una terraza donde se montan los espectáculos mirando cara a cara a la Alcazaba, ofrece cursos de todo tipo, desde yoga a guitarra o fotografía, así como talleres intensivos de fin de semana.

Arte y tatuajes

El arte underground es la razón de ser de Vampiras, la veterana de entre las salas alternativas de la capital. El pasado mes de noviembre cumplió diez años, que celebró con una exposición colectiva en la que 40 artistas internacionales exhibieron un mismo motivo: una calavera. Se inauguró con una fiesta en la noche de Halloween en la que actuaron músicos como Pedro de Dios, de la banda Guadalupe Plata, y varios DJ.

Al frente de la sala, que además de la zona de exposiciones cuenta con una pequeña tienda a la entrada con una selección de discos de vinilo, cómics, libros y camisetas acordes con el espíritu del local, está Fran. Él cuenta a Foco Sur cómo surgió la idea de montar un negocio de estas características: “Adquirí este local para desarrollar mi profesión de tatuador, pero vi que tenía suficiente espacio y, como soy un gran aficionado a las artes plásticas y también me dedico a pintar, pensé que podía utilizarlo para hacer algo diferente, algo que me gustara y que pudiera enganchar a gente que tuviera un pensamiento afín a este tipo de corrientes artísticas, lejos de las fotos con los políticos y de las subvenciones”.

En estos diez años, la idea ha ido cuajando gracias a una oferta de lo más variada. “Hemos hecho 50 exposiciones, muchas de ellas colectivas, proyecciones de cortometrajes, hemos organizado fiestas monográficas de rock’n’roll, un montón de sesiones de DJ, actuaciones de grupos, incluso un show de magia”, relata Fran, quien recuerda que “al principio éramos un grupo de amigos los que veníamos a las exposiciones, un pequeño círculo. Pero es verdad que a todas las inauguraciones vienen nuevas caras y vuelven a repetir. De todas maneras, es un local que funciona a contracorriente, y queremos que sea así”.

A contracorriente, alternativa o underground son términos utilizados para referirse a esa cultura que se sale de los márgenes de lo establecido. Para el gran público, en muchas ocasiones son esas “cosas raras”. Son esas películas, esos discos, esas pinturas e instalaciones que en muy contadas ocasiones salen a la luz fuera de los círculos especializados. Como Toño Camuñas, un artista que “cuando entra en el circuito comercial aprovecha para contaminar, para meter su virus, una cosa que me gusta”, explica Fran.

En su terreno, Fran define esa cultura alternativa como “la de los artistas que ni tienen padrino, ni galería, ni otra manera de mostrar su obra que no sea en una sala como esta, donde no les pidan 300 o 500 euros para poder exponer, por alquiler de sala”. Asimismo, matiza que no le gusta mucho “la palabra alternativa, prefiero a contracorriente. Y no es que sea una corriente, aquí podemos tener una exposición de pintura japonesa (como la última, con obras del pintor almeriense Joaquín Domínguez) o una de fotografía erótica, que no tienen nada que ver. Lo alternativo es la forma de hacerlo y la forma de mostrarlo. Y la actitud, siempre lúdico-festiva”.

La ciencia también es underground

La fiesta fue asimismo, en cierto modo, el origen de Demodé, una bar de copas de la zona centro, en las Cuatro Calles, que ha ido evolucionando en sus cuatro años de vida. De lugar donde poder disfrutar de ciertos tipos de música imposibles de escuchar en Almería si no era en la propia casa a centro de referencia de la difusión científica. Curioso camino que se explica por las ganas de hacer cosas distintas de sus responsables, la pareja formada por la asturiana Sandra y el almeriense Javi.

Ella cuenta a Foco Sur que “a Javi, que es quien empezó esto, la música le apasiona, sabe infinito. Así que todo comenzó para aprovechar ese conocimiento que él tenía en un proyecto para el que había un hueco y que nos hacía ilusión”. Como los bares son lugares de encuentro para gente de lo más variopinto, sus dueños decidieron aprovechar las características del local, en tres plantas, para proyectar un ciclo de cine de serie B. La idea “surgió charlando con un par de chicas que venían mucho por el bar y son del mundo audiovisual, una de ellas es directora de cine”, explica Sandra.

De la misma manera, nació la idea que ha transformado el bar en centro neurálgico de la divulgación científica una vez al mes. “María Docavo, que es ingeniera Química, tenía un amigo que quería dar una charla. Nos lo propuso y nos pareció genial”, cuenta Sandra, que explica que a esa primera conferencia apenas acudió gente porque no la anunciaron, pero ahí quedó la idea y, con la ayuda de María, empezaron a programar sucesivas charlas con científicos como Jorge Iglesias, que habló sobre La vida social de las galaxias; Bernardo Herradón, que lo hizo sobre Las matemáticas en los bares; o José Manuel López Nicolás, que reveló El lado oscuro de la industria alimentaria.

Año y medio después de aquella primera charla sobre el Jamón sulfúrico y otros productos naturales, de Claudi Mans, la noche de viernes que toca ciencia conviene ir con tiempo para coger sitio. Como dice Sandra, “pueden ser más o menos interesantes, puedes estar o no de acuerdo con lo que cuentan, pero ver el bar en esa situación es impresionante”. Para los próximos meses, ya tienen programadas conferencias sobre El Tomate Mecánico, de José Blanca, del Instituto de Conservación y Mejora de la la Agrodiversidad Valenciana; y Contrasexualidades, de Daniel García López, entre otras, para las que también cuentan con la colaboración de la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.

La expansión de Demodé no se limita a la oferta de actividades, ya que hace unos meses abrieron en el local de al lado Demodé Boutique, una tienda de ropa de segunda mano del estilo de las que hay en Madrid, Barcelona o Londres, que además sirve de punto de recogida de libros de intercambio. Para ello colaboran con Productópatas, una empresa de gestión cultural almeriense dirigida por Sofía Rodríguez. El objetivo de esta iniciativa es “promover el fomento de la lectura”, cuenta Sandra. “La idea es que yo te dejo un libro y me llevo otro del punto de intercambio”.

La cultura alternativa está más activa que nunca, sea porque la crisis ha despertado a la gente, por la insistencia de algunos, empeñados en nadar contracorriente o por combinación de ambas, el caso es que durante 2012 han proliferado iniciativas que se han venido a sumar a las pocas existentes. Y a eso hay que añadir el renacimiento de la sala Madchester, que ha traído a Almería a figuras de la música alternativa nacional como Maga, Los Pilotos y Hora Zulú, y que tiene programados conciertos de Niños Mutantes y Pony Bravo, entre otros. O la reubicación de Clasijazz, que desde su local original en Nueva Almería han recalado en el centro con una interesante propuesta de conciertos de jazz, músicas del mundo y flamenco que está teniendo una buena acogida. O el Cine Fórum que La Fábrica convoca cada jueves (y algún miércoles o viernes) en el teatro Apolo de la capital y en Roquetas de Mar, con lo mejor del cine europeo e independiente en versión original… Parece que, cuando hay oferta, el público no se conforma con la cultura que los medios consideran que le tiene que gustar.

¿Underground en Almería? Imposible… ¿o no?

¿Es posible dedicarse a la promoción de la cultura alternativa en Almería? Según Fran, responsable de la sala Vampiras, es como remar contra las olas. No cree que exista “un mercado en Almería para este tipo de cosas, por lo menos un gran mercado. Por ganar pasta podría haber hecho mil cosas diferentes en el local, desde poner un locutorio hasta una casa de putas. Ha sido una cosa muy por amor al arte”. Aunque reconoce que en ocasiones ha habido una “respuesta muy buena por parte del público, otras ha sido menor, pero en diez años hemos conseguido que el local se conozca”.

La asturiana Sandra, de Demodé, tiene un punto de vista diferente: “Como persona que no es de Almería pero está enamorada de ella, puedo decir que aunque es verdad que hay cosas que faltan, la gente responde a todas las actividades de este tipo que se montan. Es lo que me dice la experiencia”. Además, ella encuentra otro aspecto positivo al hecho de estar en Almería, y es que “es mucho más barato”, tanto para el que monta el local como para el potencial cliente.

En lo que sí coinciden los protagonistas de la Almería alternativa es en intentar sobrevivir al margen de instituciones: “Yo invité en su día a la que era concejala de Cultura y me remitió a su secretaria por si necesitaba algo… Y era solo para invitarla a venir al local. De hecho, ninguna autoridad cultural de ningún partido se ha pasado por aquí y han sido reiteradamente invitados en persona”, explica Fran. “De todas formas”, concluye, “es mejor no mezclar arte y política”.

Eso mismo piensa David, de La Oficina, que reconoce que no piden subvenciones “porque si lo hacemos, creemos que perderemos esa esencia con la que ha nacido. Nos queremos abastecer por nosotros mismos y demostrar que es posible generar cultura sin tener que depender de las instituciones”. Sobre la actitud de desidia del almeriense ante lo desconocido, él considera que buena parte del mérito recae en el movimiento del 15M, porque “la gente joven ha despertado y ha empezado a hacer cosas… Sin el 15M, estaríamos cada uno en nuestras casas”.

Mariano Sopedra, de La Casa Encantada, en sus 50 años de carrera ha visto repetida esta situación en distintas ocasiones: “Cuando hay crisis y los políticos dejan de manejar, entre comillas, la cultura, surgen otras estructuras por esa necesidad de no depender de nadie”.

Aunque no siempre es posible vivir del todo al margen de las Administraciones, y menos cuando se trata de algo tan minoritario, a priori. Así, en La Guajira han recibido el apoyo del Área de Cultura, que les cedió el Auditorio Maestro Padilla para celebrar un festival de flamenco el 27 de febrero, con cuya recaudación financiarán unas obras en la sala. Aun así, esta “es totalmente autogestionada, y eso vale mucho y requiere mucho esfuerzo”. De momento, parece que ese esfuerzo está siendo recompensado con la respuesta entusiasta de los almerienses.

(En la imagen de cabecera, concierto en La Guajira, al pie de la Alcazaba de Almería. Foto de Estela García/La Guajira).

9 comentarios en “Almería alternativa

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Una pena por que parece no ves mas sitios o espacios culturales de ocio nocturno como asociacion ayahuasca o espacio cultural la luna llena mucho antes de los sitios que nombras y sigen activo en la agitacion cultural almeriense

  3. Luego el ciclo de cine forum , fue iniciativa itinerante de ayahuasca desde 2010 que se empezo a itinerar locales , la oficina empezo a copiar actividades que ya se desarrollaban por otros colectivos y asociaciones culturales de almeria o otros festivales de calle como altos y sin enchufe antes del 15 m , etcc , etcc pienso se deberia de informarse antes de publicar algo que no se ha generado por la oficina o la guajira en aspectos culturales y creativos que otros colectivos de almeria anteriores han sido pioneros y sigen sacando tendencias como ahora la nueva edicion internacional ya consolida de propuestas de atardecer en la alcazaba por citar uno , gracias pero creo es importante dejar claro muchos aspectos de lo cultural en almeria y el cual no citais y debe saberse

    1. Hola Ayahuasca, gracias por pasarte por aquí y comentar. Sobre lo que dices, sí, es una pena que en la parte de documentación e investigación nadie me hablase de vosotros ni encontrase información por ningún lado… De lo contrario, claro que os hubiese incluido. En cualquier caso, el reportaje no es un listado exhaustivo de todos los colectivos y locales que se dedican a la cultura. Solo trata de plantear una realidad (la “escena” no es, por suerte, como era hace 20 o 10 años) en base a unos cuantos ejemplos que, hoy en día, llevan a cabo una tarea de difusión y promoción de la cultura, desde diversos ámbitos, muy encomiable. Con el añadido de que, además, tienen su público. En cuanto a lo del Cine-Fórum, no entiendo exactamente qué quieres decir, porque los de La Factoría llevan con ello desde bastante antes de 2010. Asimismo, lo de las actividades supuestamente “copiadas” por La Oficina o La Guajira, así sin especificar, no me resulta una acusación creíble. ¿Qué copiaron? ¿Programar conciertos, películas, exposiciones, charlas, talleres? ¿Lo habíais inventado vosotros? ¿No se lleva haciendo desde hace décadas en todo el mundo?

  4. Y la Sala CHAMAN?. La programación que ha realizado en estos dos años de existencia por ahora? Sala seleccionada para los conciertos GPS del Ministerio de Cultura y demás actividades que desarrollan…. ??

    1. Hola Víctor, es que la idea original del reportaje era centrarlo en la capital. Pero es cierto que hay más que lo que incluyo saliendo de la ciudad, y no solo Chamán. Y no solo música, claro. Me lo apunto para proponerlo de cara a una futura ampliación que abarque a la provincia entera🙂 Muchas gracias por pasar y comentar.

  5. No voy a meterme Ma en temas , pido disculpas si mi comentario pudo herir sensibilidad ,simplemente exponia el tema no que se acusara o que este colectivo Inventara simplemente muchas iniciativas itinerantes o en sedes ya se han cometido durante años da igual quien los haga el caso es que contribuya a la cultura creo un derecho por y para todos y con esto no me extiendo mas y dejo el comentario y aprovecho para saludar a mi compañero Victor Sola de Sala Chaman

    1. No es que el comentario haya herido sensibilidades (al menos, en mi caso). Solo te pedía que concretases. Efectivamente, estas agrupaciones no han inventado este tipo de eventos. Tampoco es lo que cuento en el reportaje. Tan solo señalo una tendencia al alza, por suerte, en ese tipo de iniciativas mediante unos cuantos ejemplos. Como dices, cualquiera que contribuya a la cultura ya tiene ese mérito en su haber. De nuevo, gracias por comentar y, desde luego, puedes opinar libremente cada vez que te apetezca. Saludos.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s