Japonismos: arte oriental para superar el Yo

La fascinación por el arte oriental y, por encima de todo, la cultura japonesa, son el motor creativo que alimenta la obra del pintor e ilustrador almeriense Joaquín Domínguez, una pequeña muestra de la cual hemos mostrado en SecretOlivo, en la serie AndaluZen. Pero aun mejor que contemplarlas en la pantalla de un ordenador, tableta o móvil es acercarse a la sala Vampiras, donde hasta el 23 de febrero se exponen sus nuevas creaciones, Japonismos.

En esta serie de tintas chinas, que siguen los cánones de la tradición japonesa del Sumi-e y el Manga, Joaquín Domínguez despliega toda su habilidad a la hora de transportar al espectador occidental un mundo rico en matices, que inspira a la reflexión, eso que tanto hace falta en estos tiempos de máxima turbulencia. 

Japonismos recopila una serie de retratos de personajes y símbolos míticos de la tradición nipona, como esos peces saltando contracorriente que apuntan a la fuerza, la potencia, el vigor. Pero su autor también se atreve con la fusión, por ejemplo al dibujar al modo clásico japonés a cantantes de soul (otra de las pasiones del artista).

Paciencia, técnica y precisión son cualidades inevitables a la hora de dedicarse a este estilo, puesto que el Sumi-e, realizado como dicta la tradición, no admite trampas: se dibuja directamente en tinta china, sin bocetos previos ni correcciones; una línea mal trazada implica romper el lienzo y empezar de nuevo.

Con su trabajo, Domínguez espera dar a conocer este tipo de obras entre el público almeriense y, quizás, provocar en él esa “fascinación de los pintores antiguos de la Dinastía Tan’g Sun’g, concretamente Nin San’g. Son chinos. Después los pintores zen de los siglos XV y XVI, japoneses y su concepto de belleza, así como su base filosófica basada en el vacío, la impermanencia y el no ser, tan alejado de las filosofías occidentales”, que fue lo que a él le atrapó de esta cultura.

No será tarea sencilla, por supuesto. Estamos en una “zona periférica, todo llega con retraso, y el interés viene derivado, en general, por grupos de budismo tibetano, taoísmo chino y espiritualidad de nueva era”, admite Joaquín, quien no obstante sí ha visto cómo, poco a poco, “crece el interés”. En este mundo digital, “internet facilita las cosas”.

Joaquín Domínguez aspira, “como los antiguos pintores letrados chinos o los pintores zen japoneses, a la belleza, la autenticidad, el oficio y a desligarme al máximo del Yo, no quedarme en la superficie de las cosas, que no sea un arte superficial, evitando lo conceptual y desligado de la realidad del Universo”. Grandes intenciones en una sociedad tan acelerada y opuesta a estos principios como en la que vivimos. Conociéndole, tiene toda la pinta de conseguirlo.

Ilustración: ‘Sasaki Kojiro Fondo Oro’. Tinta china cobre papel estilo manga. De Joaquín Domínguez.

Publicado en SecretOlivo.

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s